Publicidad
Al instanteComunidad

En la clínica Avidanti desaparecieron el cuerpo de un ciudadano venezolano que falleció por muerte natural

Desaparecido se encuentra el cuerpo de José David Mora Roa, un ciudadano de nacionalidad venezolana, de 51 años, que falleció por un paro cardiorrespiratorio, el pasado domingo 10 de enero en la clínica Avidanti, en el sector de Villapilar en Manizales. 

Publicidad

Su hija Leidy Mora denunció que el cadáver desapareció el mismo domingo en el Centro Hospitalario y puntualizó que cuando los funcionarios de la funeraria La Aurora, donde ellos tienen los servicios exequiales contratados, llegó a recoger el cuerpo, se encontró que este ya no estaba en la morgue. 

La joven asegura que ante la situación llamó a la clínica para que le informaran que estaba sucediendo, pero le contestaron que de la funeraria aún no había recogido el cadáver y que este permanecía en la morgue. 

La hija del hombre fallecido también explicó que rápidamente acudieron a Avidanti por recomendación de La Aurora. En ese centro hospitalario el celador les informó que había ocurrido una confusión y que el cuerpo del señor había sido trasladado erróneamente para Santa Rosa de Cabal en Risaralda y que debían esperar hasta la 1:30 de la madrugada del lunes pasado a que devolvieran el cuerpo nuevamente a Manizales. 

“Como a la 1:30 a.m. vimos que venía un carro de la funeraria Jazmín de Santa Rosa. Vimos que se acercó a la clínica pero al conductor como que lo llamaron y le informaron que ahí estábamos los familiares. Se dio vuelta y cogió otro rumbo. Media hora después llegó nuevamente a la clínica y se acercó al servicio de urgencias”, relató Leidy.

La familiar también señaló que el funcionario de la clínica, a quien identificó como Norberto, le dijo inicialmente que no podía dar ninguna información y posteriormente le comentó que habían cometido un error y se habían confundido de cuerpo. 

“El señor Norberto me dijo que en Santa Rosa habían cremado a mi papá pero que no alcanzaron a hacerlo completamente, que el cuerpo quedó cremado solo hasta la mitad, porque los llamaron a avisarles del error y tuvieron que parar la cremación”, narró la mujer quien agregó que aún no tienen certeza si el cuerpo que devolvieron a Manizales es el de su papá, ya que al ser un cuerpo que está desfigurado, por la cremación incompleta, no ha sido posible reconocerlo. 

Leidy asegura que en la clínica les informaron que no tienen certeza de que el cuerpo corresponda al de su familiar y que mañana martes en la mañana funcionarios de ese centró hospitalario se reunirán con los familiares para dar claridad de lo que ha sucedido. 

Por último Leidy cuestiona que la clínica no haya podido esclarecer si el cuerpo que trajeron de Santa Rosa es el de su papá, ya que él tenía un marcapasos que tiene un serial único y ese sería pieza clave para identificarlo. 

Por el contrario la familia de José David sospecha que a él lo hayan cremado en Santa Rosa y entregado las cenizas a otra familia que hoy llora un difunto que no es de ellos, mientras que en Manizales los Mora Roa siguen con la zozobra de qué pasó con su ser querido, a quien tras dos días de su muerte, no han podido darle cristiana sepultura. 

De manera extraoficial se conoció que el otro cuerpo que hace parte de esta confusión, es el de un paciente que falleció a causa de COVID-19.  LEA PUES además tuvo acceso a una grabación en la que el conductor de la funeraria Jazmín asegura que él llegó a Manizales con la orden de recoger un cuerpo fallecido a causa de coronavirus. 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba